lunes, agosto 31, 2009

Sobre Synecdoche, New York

Y de repente soy un actor que representa a Charlie Kaufman que me representa a mí y a todos los que decimos escribir.

Y de repente estoy ahí, inflando El Proyecto, La Novela, Mi Proyecto-de-vida, que crece aquí adentro y crece y crece pero afuera es un páramo.

Y ya no estoy en el cine viendo la película ni en la película mirando de frente a Philip Seymour Hoffman que se parece a Capote, debe serlo porque está casado con la Maxine de John Malkovich que también es Harper Lee. Pero entonces ¿quién soy? ¿El que se parece a Larry David o la mamá –que ya debe ser abuela- de Winona Manos de Tijera?

Ya sé: soy el actor sobreactuado y el escritor sobrescrito que tira un chingo de netas cuando se disfraza de sacerdote en un funeral de sí mismo, que al parecer es una simple re-re-re-representación.

Y se encienden las luces y soy yo mismo de nuevo, Eve a mi lado y muchas preguntas y reproches nuevos adentro de mí. Espero contestar a todas.



3 comentarios:

diidxaza@gmail.com dijo...

Órale, la parte por el todo, después de leerte supongo que es una recomendación. Yo, la niña buena buena niña niña buena; yo, la pseudoinvestigadora intensa; yo, un corazón-maracuyá; yo "el" foco; podría seguir... na, no creo en las sinécdoques, son estrategias seguras de alienación, eso sí. Pero la veré, parece que te dijo cosas interesantes, a ver si me habla a mi.

pispiration dijo...

Gracias.

Aquí le pusieron "Nueva York en escena" y sólo Cinemex la exhibe.

andrei dijo...

Jejeje, es una peli para los actores sobreactuados del mundo que buscamos, quizá ingenuamente, "la obra"
Fuera de eso quizá sea una mala película, pero watajel!, quizás el cine no se trata de películas. Eso pienso ahora.