domingo, noviembre 16, 2008

LuzY Sombras


¿Y qué va a pasar ahora?

¿Cómo amanezco, cómo funciono?

¿Cómo evito que la ciudad me devore con sus dientes de humo?

¿Cómo le devuelvo su mitad a mi cuerpo?

¿Cómo no mando todo al carajo?

2 comentarios:

Ikarus dijo...

Sólo tu sabes las respuestas y si no las sabes,sabrás encontrarlas. Es cosa de saber echarle ganas.
Un abrazo

Ale Mireles dijo...

A veces es sabroso mandar todo al carajo un rato, además es necesario y sano

Me encantó lo de los dientes de humo

No dejes de escribir, a ver si un dia platicas aca sobre las maravillas artesanales del abuelo, eso será aun mas sabroso de leer