domingo, agosto 05, 2007

Soy Escritor





Hora de presumir mis regalos. Todos los que recibí dieron justo en el clavo emocional.

Yuri me regaló una historia que no me canso de contarme. Yo me quedé rezagado en 1992 en cuanto a juegos de video. Sigo jugando consola Súper Nintendo y me sigue entreteniendo. Pero Zelda para mí es algo más. Es la interpretación japonesa de mitos medievales europeos, con una traducción al inglés gringo. El resultado es una delicia.

Nora, Ramiro y Diego me dieron lo que había anhelado medio en secreto estos últimos años y no lo había hecho público por pena o por la economía. Libros y DVD's de Harry Potter. Para mí es ejemplar. Construir un nuevo mito en pleno fin de la historia, y además en siete librotes, me tiene sorprendido.

Lucy me regaló amor. Amor cosido en cojines. Ella compró la tela en La Parisina, ella hizo los cortes, ella hizo con sus manos, de la nada, dos cojines comodísimos al tacto, a la vista, a los sueños y al corazón. Y me dio Los Tres Mosqueteros en idioma original. Y un pastel. Y una fiesta sorpresa. Y a su familia. Y la lista sigue. Y mientras escribo esto no dejo de agradecer sus afectos y su sonrisa.

Lesly me pintó. Me hizo vaca. Estoy sentado en un insuficiente banquito. Contemplo la M de Mcdonalds que se ve desde la ventana de mi cocina. El librero con libros detrás mío, y con la...pezuña izquierda escribo lo que todos mis regalos me han hecho recordar: Soy escritor. No me gusta olvidarlo, y menos por asuntos tan inocuos como la vida y sus tribulaciones.

Soy escritor. Soy amigo de amigos ángeles. Soy novio de una mujer que hace poesía con todas las partes de su cuerpo. Soy, hasta la última vez que revisé, feliz.

2 comentarios:

ira dijo...

Oiga joven, me agarró de viaje su cumple, pero qué hace esta semana?
Tengo un pequeño, muy pequeño pero lindo regalillo para ud.
Saludos, me encanta verte feliz.

Anónimo dijo...

Y tan sólo es una muestra minúscula de lo que tu entregas a borbotones, mi querido Pablito. Tu sí que sabes regalarte. Celebro con bombo y platilos estruendosos que tu corazón se haya puesto guapachoso y mi alma festeja que tu vida se prolongue.
Besos siempre
(Creo que te equivocaste en la tienda de las telas, aguas con las marcas, a veces marcan)