viernes, febrero 09, 2007

Otro texto de mis tiempos uameros


El miércoles pasado fui con mi amada a la presentación de la novela más reciente de mi maestro de guión de cine, Enrique Rentería: La Noche del Pez (Tusquets, 2006). Por lo que pude percibir por un "vistazo auditivo" de un fragmento de la novela leído por Vanessa Bauche, el libro es un homenaje a varios escritores que han usado al mar como tema o como ambiente de sus propios escritos.

Y me acordé que yo había escrito un relatito hace mucho sobre un debraye del mar. Sé que no existe punto de comparación, pero, oh democracias electrónicas de la vida, éste es mi blog y puedo poner lo.que.yo.quie.ra. Espero les guste.
El Galeón
“Entre pairos y derivas,
por los mares de mi vida,
hoy me veo siempre
bogando a ti...”
Fernando Delgadillo


Todos los días a las seis menos cuarto de la mañana, me despierta la música de mi despertador, me levanto entre traspiés, me baño y arreglo, desayuno y me dispongo a ir a la Universidad.

Tomo un microbús en el que también casi siempre se suben dos o tres marineros con cara de que van a arreglar Asuntos Importantes en la Secretaría de Marina. El color azul de sus uniformes combinado con su gorrita blanca y redonda siempre me gustó. Desde que era yo un niño. Influencia del Pato Donald, supongo.

La presencia de los marineros en el microbús mezclado con el sueño matinal, inyecta en mi imaginación un poco de mar y lentamente comienzo a navegar a través del tráfico.

La calle se inunda poco a poco, y el ambiente se impregna de sal. Los autos pierden sus neumáticos y elevan sus velas, y el chofer se vuelve Capitán.

Legua a legua avanzamos a través de gruesas capas de niebla y olas violentas que algunas veces me marean y algunas otras hacen tirar a miembros de la tripulación, especialmente los que van de pie. Cada parada rescatamos a un náufrago o dejamos que alguien se pierda en su propia deriva.

Cuando subimos el puente de Tlalpan, puedo ver a lo lejos, justo al lado opuesto de Venus, una inmensa ola gris, y que en invierno se le nota un poco más de espuma en la cresta, que seguramente algún día dejará esa forma estática y nos cubrirá a todos con su sal de alta montaña.

A veces cuando logro sentarme cerca de una ventana sin vidrio, me olvido del frío y del esmog, y siento una brisa costera que me rejuvenece y me llena de energía para todo el día.

Es curioso ver cómo cada miembro de la tripulación iza sus propias velas: he visto piratas, doncellas apuradas y deseosas por ser rescatadas, Capitanes malvados –Garfio, Barbanegra, Ismael, los he visto a todos – e ingenuos mozalbetes esperando que el próximo puerto sea la Tierra Nueva, donde los aguardan playas vírgenes y sirenas hermosas con cofres repletos de perlas. Lo que es común entre todos nosotros es nuestra ansia por recuperar el Tesoro que alguien nos ha escondido y cuyo mapa es una hoja con nada más que una equis en alguno de sus bordes. Lo que yo creo es que tal vez en nosotros se encuentren tesoros ajenos y que nosotros mismos somos mapas que otros descifrarán en algún momento.


Desde lo alto diviso mi puerto y le pido a timbrazos al Capitán que vire un poco a estribor y aviente por un instante el ancla para que me pueda bajar. Aunque siempre hay riesgos de tiburones, el desembarco debe ser rápido: éste es, después de todo, un galeón público.

A pesar de que no hay nada más seguro que tierra firme, a veces desearía seguir en el barco y navegar todas las rutas, todo el planeta, todos los siete mares, sempiternamente.

Pero, definitivamente, te extrañaría...

1 comentario:

Lucia dijo...

Yo no sé cómo le haces pero gracias por treparnos al viaje. Para esta lectora este cuento es un ejercicio de fantasía y de esoterismo, de involucramiento con los sueños que nadan y vuelan; una misma ola me lleva en movimientos rítmicos atronadores hacia la isla encantada que imaginé, entre viento y lluvia, entre tempestad y sol abrasador. Una voz misteriosa me dice que llegaré (Shhh... E S P E R A N Z A): no dejes de escribir