martes, mayo 25, 2010

Papá

Mi papá agarrándome la mano al mismo tiempo que su cigarro. Su espalda enorme, que me gustaba escalar. Mi papá tomando otra cerveza. Su bigote tupido y sus lentes de contacto. Mi papá enojado porque yo no quería jugar futbol. Su perfecta forma de manejar aquel Datsun. Mi papá llegando tambaleante a casa, a la mitad de la noche. Sus pies rasposos, su huevo con chorizo cada domingo. Mi papá discutiendo con mamá, a gritos y a vajillazos. Su sonrisa fácil, su panza chelera. Mi papá yéndose de la casa, escribiéndome desde Los Cabos, Morelia, Oaxaca. Mi silencio, mis rencores, mi sordera. Mi papá preguntándome sobre mi edad en cada llamada. Su casa en Oaxaca, llena de altares a lo que dejó. Mi papá invitándome a Putla cuando terminé una relación. Su copal encendido. Su árbol de maracuyá. Mi papá acompañando a mi mamá a mi hermana a mí a ver El Hombre Araña en funciones separadas. Su ronquido chistoso, sus trece hermanos cada vez más lejanos. Mi papá adormilado después de que le sacaran un kilo de tumor. Su disco de danzones, sus amigas que me confunden si contesto su teléfono. Mi papá derrumbándose tras su tercera quimioterapia. Mis miedos, mi egoísmo, mis culpas. Mi papá por primera vez, frágil. Y yo sin saber qué decir, qué preguntar. Mi papá en mi voz, en las entradas de mi frente, en mi complexión, en mis expresiones. Mi fe. Mis ganas de que viva cien años. Mi proceso de paz con él. Mi amor, todo mi amor, para él.

miércoles, mayo 19, 2010

Mi primer ejercicio de SOGEM

Mi primer ejercicio de SOGEM para la materia de teatro fue una obrita burlona y predecible de un individuo que según vi en mi "premisa", está loco.


Mientras me da tiempo de postear algo original, va esto.


Prometo volver.



martes, mayo 04, 2010

Pobre

Ese fue mi estado en el Messenger las últimas dos semanas. Al principio las razones eran económicas pero basta un poco de perspectiva nacional para colocar mis problemas en su justa y berrinchuda posición.

Pero el sentimiento de ausencia, de nostalgia, seguía y sigue aquí. No me puedo desembarazar de un vacío, no puedo desechar algo que falta.

Estoy pobre de tiempo por mi trabajo pero también de ganas de estirarlo. Estoy pobre de voluntad y dejo que la tele se quede con mis miserias al final del día.

Estoy pobre de palabras y me quedo callado ante los despilfarros de voz de todos los demás. Estoy pobre de energías para reclamar lo que es mío.

Estoy pobre de amor. El amor propio es la moneda más escasa. Estoy pobre de limpieza y de orden. Estoy pobre por derramar siempre amor en recipientes llenos.

Y sobre todo estoy pobre de fe en que todo esto puede cambiar si yo lo deseo.